• Lun. Mar 8th, 2021

Grandes torneos de tenis

Porlaian

Feb 4, 2021
tenis

A pesar de que se sabe por diferentes fuentes que existían juegos de pelota fundamentalmente iguales al tenis en numerosas sociedades (azteca, egipcia, china, etc.) que eran peculiarmente diferentes y estaban muy separadas entre sí, todo el mundo coincide en que su antecedente, con un método de actividad bastante parecido al actual -una cancha con medidas prefijadas, con la red en el centro y la lucha entre dos o cuatro jugadores por cada punto- fue el “jeu de paume” francés, cuyos inicios se remontan al siglo XIII. 

Al principio se jugaba con la mano (de ahí el nombre de “paume”, “palma” en francés), pero poco a poco se fueron presentando raquetas. A pesar de la opinión de cada uno, era todo menos un juego elitista. Inesperadamente, fue un juego excepcionalmente popular en Francia, lo que llevó a los especialistas a intentar confinar su entrenamiento (se propuso jugarlo sólo los domingos). No obstante, el entusiasmo por el juego de palma se ha desarrollado a lo largo del tiempo. Se jugaba al aire libre, pero también en salas poco comunes (corredores de apuestas), cuyos propietarios resultaban ser gigantescamente ricos, al igual que los especialistas que fabricaban las bolas con piel de roedor. Hacia principios del siglo XVII, se calcula que sólo en París había en ese momento 250 corredores (más que las capillas), lo que asombraba a los invitados desconocidos.

El juego se comercializó en diferentes naciones, como España (con variantes, por ejemplo, la pelota vasca), Italia (el gioccho de rachette) o la propia Inglaterra, donde se dice que fue presentado por Carlos I, duque de Orleans (1394-1465), que estuvo detenido durante mucho tiempo en Wingfield (Norfolk) tras ser capturado en la batalla de Azincourt. Los rumores que llegan de lejos sugieren que el duque jugaba a la ronda de palma cada día y mostraba el juego a los ingleses de sangre azul. Un pariente inmediato de los Duques de Wingfield, Walter Clopton Wingfield (1833-1912), es ampliamente acreditado como el diseñador del tenis actual. Wingfield rebautizó el juego en su honor. 

Se clasifica como “Yard Tennis”, ya que se jugaba sólo sobre hierba. Con respecto a “tenis”, es una palabra desconocida tomada del latín, a pesar de que no hay mucho acuerdo al respecto. Cuando los franceses jugaban a la palma de la mano, el árbitro lanzaba la pelota a los colegiados hacia el inicio del partido, gritando “tenis”. Las pelotas, casualmente, acababan de desarrollarse y no eran de piel de roedor, sino de elástico, otra creación de Charles Goodyear. Wingfield incluso optó por registrar las pautas del juego en 1874, que recogió punto por punto en dos libros: “The Book of the Game” (1873) y “The Major’s Game of Lawn Tennis” (1874). Aclaró el marco de puntuación que ha llegado hasta nuestros días: El juego estaba dominado por el aspecto más asombroso tres sets, que por lo tanto estaban hechos de rondas del aspecto más asombroso seis, mientras que los focos se consideraban en ese momento cuartos del reloj: 15, 30, 402 y juego. 

En Inglaterra se utilizaba además “love” en lugar de “nothing”, no por el significado de “afecto”, sino obviamente por la palabra francesa “I’ oeuf” (“huevo”). Por otra parte, cuando el marcador estaba empatado a 40-40, este marcador se clasificó como “deuce”, que además proviene del francés (“à deux”, empate a dos), con su articulación británica imposible de pasar por alto. Inquisitivamente, Wingfield se olvidó de restablecer la patente de su juego, por lo que no perdió los derechos de “su” deporte hasta tres años después, en 1877, cuando se hizo la competición más estimada del planeta, Wimbledon, coordinada por el principal club social, la All England Cup, bajo la dirección de Henry Jones (1831-1899).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *